Latest Entries »

lunes, 15 de agosto de 2011

Pottermore: Bienvenido a la Casa de Hufflepuff

Pottermore ha abierto y este es el mensaje que te saldrá si quedas en la Casa de Hufflepuff. Recuerda que contiene información nueva sobre el mundo mágico de Harry Potter escrita por J.K. Rowling.

Sala común de Hufflepuff



¡Enhorabuena! Soy el Prefecto Gabriel Truman y estoy encantado de recibirte en la CASA HUFFLEPUFF. Nuestro emblema es el tejón, un animal que está infravalorado, porque vive tranquilamente hasta que es atacado, pero que, cuando es provocado, puede vencer a animales mucho más grandes que él, incluyendo lobos. Nuestros colores son el amarillo y el negro, y nuestra sala común está bajo tierra, en el mismo corredor que las cocinas.

Ahora, hay algunas cuantas cosas que deberías saber sobre la casa Hufflepuff. Primero, vamos a hablar de un mito perenne sobre el lugar, que dice que es la casa menos inteligente, NO ES VERDAD. Hufflepuff es ciertamente la casa que fanfarronea menos, pero que ha producido tantos magos y brujas brillantes como cualquier otra. ¿Quieres pruebas? Busca información sobre Grogan Stump, uno de los Ministros de Magia más populares de todos los tiempos. Era un Hufflepuff – así como lo fueron los exitosos ministros Artemesia Lufkin y Dugal McPhail. Además también está Newt Scamander, una autoridad mundial en criaturas mágicas, Bridget Wenlock, la famosa experta en aritmancia del siglo XIII que fue la primera en descubrir la propiedades mágicas del número siete, y Hengist de Woodcroft, que fundó el pueblo mágico de Hogsmeade, que está muy cerca del Colegio Hogwarts. Todos fueron Hufflepuffs.

Así que, como puedes ver, hemos producido bastantes poderosos, brillantes y valientes magos y brujas, pero solo por el hecho de que no vayamos contándolo por ahí, hace que no recibamos el crédito que merecemos. Los ravenclaws en particular asumen que cualquier persona con grandes logros ha debido provenir de su casa. Me metí en grandes líos en mi tercer curso por batirme en duelo con un prefecto de Raveclaw que insistía en que Bridget Wenlock provenía de su casa, no de la mía. Debería haber sido castigado durante una semana, pero la profesora Sprout solo me dio un aviso y una caja de helado de coco.

Los hufflepuffs son dignos de confianza y leales. No fanfarroneamos, pero si nos enfadas atente a las consecuencias. Como nuestro emblema, el tejón, nos protegeremos y protegeremos a nuestras familias y amigos de cualquier peligro. Nadie nos intimida.

Sin embargo, es verdad que a Hufflepuff le falta algo. Hemos producido el menor número de magos oscuros de todas las casas del colegio. Por supuesto, esperarías que Slytherin fabricara hacedores de mal como rosquillas, ya que nunca han oído hablar de juego limpio y prefieren hacer trampas que trabajar, pero incluso los Gryffindor, la casa con la que mejor nos llevamos, ha producido una buena cantidad de caracteres un poco extraños.

¿Qué más necesitas saber? ¡Ah! Sí, la entrada a la sala común está escondida en una pila de grandes barriles en un hueco a la derecha del corredor de la cocina. Golpea el segundo barril empezando a contar desde abajo, en medio de la segunda línea, siguiendo el ritmo de “Helga Hufflepuff” y la tapa se abrirá. Somos la única casa de Hogwarts que también tiene una forma de repeler a los extraños. Si se golpea la tapa equivocada o el ritmo no es el correcto, el intruso ilegal será bañado en vinagre.

Oirás a otras casas fanfarronear de su sistema de seguridad, pero en más de mil años, la sala común de Hufflepuff y los dormitorios no han sido vistos nunca por extraños. Como los tejones, sabemos exactamente cómo mantenernos escondidos y cómo defendernos.

Una vez que hayas abierto el barril, métete dentro y ve andando a gatas a través del pasadizo que hay detrás de él, y llegarás a la más cómoda sala común de todas ellas. Es redonda y de colores cálidos con un techo bajo. Siempre parece estar llena de sol y sus ventanas circulares tienen una vista de hierba y dientes de león ondeantes.

Hay un montón de cobre bruñido en este lugar además de muchas plantas, que o bien cuelgan del techo o están en los rebordes de las ventanas. Nuestra directora, la profesora Pomona Sprout, es la Jefa de Herbología, y trae con ella los especímenes más interesantes para adornar la sala, algunos de los cuales pueden incluso hablar y bailar. Esta es una de las razones por las que a los Hufflepuss se les suele dar muy bien la herbología. Nuestros grandes sofás y sillones son amarillos y negros y se llega a nuestros dormitorios a través de puertas redondas en las paredes de la sala común. Las lámparas de cobre producen una cálida luz sobre nuestras camas con dosel, que están cubiertas de edredones de cuadritos y hay calentadores de cama de cobre colgando de las paredes, en caso de que se te queden fríos los pies.

Nuestro fantasma es el más simpático de todos: el Monje Gordo. Lo reconocerás fácilmente, es regordete y lleva vestiduras de monje, además de ser de mucha ayuda si pierdes tu llave o te metes en cualquier tipo de problema.

Creo que esto es casi todo. Debo decir que espero que algunos de vosotros seais buenos jugadores de quidditch. Últimamente, Hufflepuff no ha jugado tan bien como lo hubiera deseado en los torneos de quidditch.

Seguro que duermes comfortablemente. Estamos protegidos de tormentas y viento en nuestros dormitorios. Nunca tenemos esas noches agitadas que tienen a veces los que viven en las torres.

Y una vez más: enhorabuena por convertirte en un miembro de una de las casas más amigables, decentes y más tenaces.

==============


La sala común de Hufflepuff se accede desde el mismo corredor que a las cocinas de Hogwarts. Pasando delante del bodegón que forma la entrada a las cocinas, se encontrará una gran pila de barriles en un hueco oscuro en la piedra a la derecha del corredor. El segundo barril empezando por abajo, en medio de la segunda fila, se abrirá si se golpea al ritmo de Helga Hufflepuff.* Como método de seguridad para disuadir a los estudiantes que no son de Hufflepuff, si se golpea el barril incorrecto o se golpea un número incorrecto la tapa de uno de los otros barriles se abre y ducha a la persona con vinagre.

Dentro del barril se encuentra un pasadizo simple e inclinado que va subiendo durante un rato hasta llegar a una habitación redonda y acogedora con techo bajo, que recuerda a la madriguera de un tejón. La habitación está decorada con los colores alegres de las abejas, negro y amarillo. Estos resaltan más por el uso de maderas pulidas del color de la miel para las mesas y las puertas redondas que llevan a los dormitorios de los chicos y las chicas, dotados de cómodas camas cubiertas con edredones de retales.

La profusión de colores de las plantas y flores hace de la sala común de Hufflepuff un lugar agradable: hay varios cactus encima de estanterías con forma circular (para adaptarse a la forma de las paredes), muchos de ellos bailan para los estudiantes que pasan delante, mientras que de las macetas de cobre suspendidas del techo cuelgan las hojillas de los helechos y la hiedra que te acarician el pelo al pasar.

Sobre la repisa de la chimenea, decorada con tejones danzarines, está el retrato de Helga Hufflepuff, uno de los cuatro fundadores del Colegio Hogwarts, brindando por sus estudiantes con una minúscula copa dorada de dos asas. A través de las pequeñas ventanas redondas situadas a ras de suelo del muro exterior del casillo se puede disfrutar de una agradable vista con la ondeante hierba y los dientes de león y, ocasionalmente, los pies de los caminantes. Además de estas ventanas, la sala parece estar siempre bañada por un sol permanente.

Se podría decir que la complejidad de la entrada a la sala común da una vaga idea de la reputación intelectual de cada casa: Hufflepuff tiene un portal permanente que requiere golpearlo rítmicamente; Slytherin y Gryffindor tienen portales que presentan una dificultad parecida al que desea entrar, el primero tiene una entrada ligeramente escondida casi imperceptible y una contraseña que va cambiando, el segundo tiene un guardián caprichoso y una contraseña que cambia a menudo. Manteniendo su reputación de casa para las mentes más ágiles de Hogwarts, la puerta que da a la sala común de Ravenclaw presenta un desafío intelectual o filosófico cada vez que alguien llama a la puerta.

Sin embargo, no se debería concluir por ello que los Hufflepuffs son simplones o tontos, aunque a veces se les ha representado así. Hufflehuff ha producido varias mentes brillantes a lo largo de los siglos. Estas finas mentes simplemente iban aliadas con las destacables cualidades de paciencia, una fuerte ética de trabajo y constancia, todas marcas tradicionales de la Casa Hufflepuff.



Fuente: HarryLatino

4 comentarios:

Wikernes dijo...

Gracias por publicar el mensaje de bienvenida de la casa Hufflepuff. ¡Fue el único que no pude encontrar ni en foros ni en Tumblr!
Qué te puedo decir... a los Slitherynes nos gusta saber cosas, jeje.
Saludos.

(Según yo ya mandé una publicación pero no la veo :-S)

Treebol Crysta dijo...

:) yo también soy de Hufflepuff http://todosacubierto.blogspot.com.es/2012/07/mi-experiencia-en-pottermore-2.html

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Michelle Martino dijo...

Me enamoré de esta casa después que leí la carta!!! Me describe perfectamente y me encanta.... gracias por compartirlo.

ORGULLOSAMENTE HUFFLEPUFF!

Publicar un comentario